Netflix & chill: algunas consideraciones para el aprendizaje de idiomas

¡Hola, hola! Hoy es domingo y los domingos son para descansar (o para hacer cualquier cosa que te venga en gana, faltaba más), el punto es que los domingos tienen esta energía de relajarnos un poco, apapacharnos y disfrutar con mayor detenimiento los momentos del día. Hacer #netflixandchill es toda una tendencia en nuestras vidas modernas, forma parte de nuestras rutinas y es un regalo que nos damos después de una semana ajetreada.


Afortunadamente, para nosotros los amantes de los idiomas, ver series y películas puede convertirse en una herramienta fabulosa para la adquisición de lenguas, es algo así como invitar a ese país o cultura a nuestra casa y pasar un momento de inmersión lingüística de lo más agradable. Netflix nos abre la puerta al mundo y podemos disfrutar sin culpas de manera productiva en nombre del input comprensible (i+1).


En este post, les comparto una serie de consideraciones a tomar en cuenta para sacarle provecho a las sesiones de streaming a favor de sus competencias lingüísticas. Here we go:


Aquí me permito profundizar un poco. Al adquirir un idioma se adquieren no sólo competencias lingüísticas (léxicas, gramaticales, semánticas, ortográficas, ortoépicas), también se construyen competencias sociales y pragmáticas, las series y películas permiten apreciar al lenguaje desde todos estos ángulos, así que tus notas pueden ser de cualquier aspecto que llame tu atención en el contexto que ves, lees y escuchas.

Este último punto es ¡FUN-DA-MEN-TAL! Ver por ver no necesariamente resulta en memorizar y mucho menos en utilizar. Aprender es un proceso activo por lo que dedicar tiempo para repasar el vocabulario nuevo o las estructuras complejas que formaron parte de un episodio es tan fundamental como haberlo visto.


Personalmente, mis momentos Netflix se componen de cinco partes: 1) Ver un episodio en la noche, just for fun, sin diccionarios ni notas; 2) ver el mismo episodio pero analizando los aspectos que me interesan, haciendo pausas, tomando notas, regresando; 3) pasar mis notas a Anki creando flashcards (o a cualquier herramienta que trabaje con repetición espaciada); 4) estudiar durante cierto periodo las palabras nuevas y 5) escribir textos en HelloTalk o en mi journal de idioma utilizando las frases nuevas para verificar que el contexto de uso fue correctamente aprendido.


Como ven, es un gran herramienta que podemos (y debemos) explotar porque es muy completa y nos permitirá adquirir y aprender en diversos niveles de la lengua, jackpot!!!


Gracias por leer y feliz domingo :)