¿Por qué aprendemos un idioma?

Hace unos días estaba leyendo una revista que hablaba sobre la historia de Nike y en los procesos creativos de las campañas exitosas siempre hay detrás una pregunta detonadora que conecta con la razón profunda de hacer las cosas: ¿por qué corremos?


Intentando dar respuesta a esa pregunta y transmitir ese mensaje ha resultado en logros (y millonarias ganancias) para la marca. Evidentemente, como mi cerebro gira en torno al aprendizaje de idiomas, no pude evitar preguntarme "¿por qué aprendemos idiomas?", o en todo caso ¿por qué aprendo yo idiomas?, ¿cuál es el motivo que me inspira a seguir cuando las cosas se ponen frustrantes (a.k.a. plateaus lingüísticos)?

Mi curiosidad indomable me llevó a poner la pregunta en las historias de Instagram. Le pregunté a mis amigos, estudiantes y compañeros de aventuras lingüísticas cuál era el motivo por el que aprendían el idioma que estaban estudiando, but like...really. Lo digo porque frecuentemente parecemos periquitos repitiendo lo que todo el mundo nos dice, entonces el primer impulso siempre es "para encontrar un mejor trabajo", "para tener mejores oportunidades profesionales", "para viajar", "porque es importante en el mundo actual", etcétera. Es decir, claro que estos pueden ser motivos reales para alguien (y totalmente válidos), pero frecuentemente hay algo más en el fondo, algo personal y, cuando esto no existe, el camino se vuelve más difícil.


Tener un motivo claro para hacer las cosas logra que la disciplina aparezca por inspiración y no como algo sufrido.

En esta publicación quiero compartirte los 5 motivos más frecuentes que recopilé de las personas que contestaron la encuesta. ¿Por qué aprendemos un idioma...like really?

1 Conexión

Definitivamente fue la respuesta más repetida y creo que no es para sorprenderse, los seres humanos somos seres sociales, buscamos consciente o inconscientemente formar parte de un grupo, sobrevivir gracias a él, nutrirnos y evolucionar como especie. El lenguaje nos permite crear puentes entre mi mundo y el mundo de los demás...¡qué maravilla!Entonces, muchas veces la ilusión detrás de aprender un idioma puede ser conocer a nuevas personas, hacer nuevos amigos, platicar con gente diferente, comunicarnos, punto. Si esto es algo que te inspira, busca la manera de conectarte con nativos siempre que puedas (o con otros estudiantes de esa misma lengua), los clubes de lectura, de conversación, cafés lingüísticos, las apps de tándem pueden funcionar para ti. Que formen parte de tu rutina semanal.


2 Cultura

Conocer otras culturas, valores, hábitos cotidianos, clichés...resulta fascinante a nuestros ojos. Lo diferente, lo nuevo siempre nos cautiva, nos atrae. Si esto es lo que a ti te inspira, entonces te invito a viajar, a sumergirte en los lugares en donde se viva en ese idioma. Haz que viajar a lugares en donde puedas maravillarte con la historia y la cultura sea una prioridad en tu proceso de aprendizaje, cada que puedas escápate a vivir una experiencia de inmersión. Los talleres de historia y cultura, los intercambios académicos, los campamentos de verano o los festivales internacionales de tu ciudad y/o embajadas pueden ayudarte a conectar con este motivo.


3 Gastronomía, música, libros...arte

Este rubro más o menos entra dentro de las manifestaciones de la cultura, sin embargo, creo que es más específico. Yo puedo conectarme con las personas que me dijeron que aprenden un idioma para leer en su lengua meta, para mí leer en francés es una caricia para mi alma, hay estructuras que me causan escalofríos. El arte se siente amigos, se vive, se deja libre. Si alguno de estas cosas es tu motivación principal, incluye en tu rutina de estudios talleres de cocina, de pintura renacentista, ve a exposiciones de arte, aprende a bailar un ritmo típico de aquel país, toma un increíble club de cultura y literatura francesa como los que hace Cultissime.


4 Maneras únicas de decir las cosas

Es verdad, no sé que haría sin palabras como "merequetengue", "checho" o "apapachar" en español, expresan algo tan particular en mi región geográfica, que cuando intento explicárselo a uno de mis estudiantes de español, se vuelve una labor histriónica casi imposible. Cada idioma es una visión del mundo diferente, representa a unas personas y a sus maneras de percibir el entorno. Claro que existen formas de decir las cosas que no pueden traducirse a otro idioma, porque un idioma siempre estará ligado a su contexto, a su historia. Si esto te cautiva, entonces lee. Lee poesía, lee prosa, lee de todo y después, usa deliberadamente esas palabras especiales en un diario personal, en una entrada de blog, en tus captions de las publicaciones en redes sociales. Haz tuyas estas formas de decir.


5 Reconocimiento

Seamos honestos, cuando vemos a alguien hablar un idioma extranjero con fluidez nos produce admiración, es como "guau, que lindo se ve/escucha, yo quiero de eso". Es un poco como tener un súperpoder. Este, como todos los otros motivos, es totalmente válido. Cuando algo nos da felicidad y, además, nos ha costado bastante disciplina (porque digámoslos claramente, aprender un idioma requiere bastante esfuerzo, constancia, paciencia, tolerancia a la frustración y no está hecho para cualquiera), hay que usarlo, hay que presumirlo, hay que mostrarlo porque la felicidad auténtica es contagiosa y, sobre todo, la felicidad inspira. Cuando somos felices podemos inspirar a las personas. Así que, canaliza este deseo de ser reconocido por tus habilidades lingüísticas y busca formar parte de un contexto en el que sean apreciadas como asociaciones para ayudar a los inmigrantes, interpretación de conferencias, traducción de textos, guía turístico de tu ciudad los fines de semana, voluntariado en un museo, organizar soirées en el idioma, en fin...lúcelo. Luce eso que tanto trabajo te ha costado.


¿Y tú? ¿Por qué aprendes un idioma...like really? Una vez que encuentres la respuesta a esa pregunta, crea algún amuleto o señal visible que esté siempre cerca del lugar en el que estudias. Conéctate con ese motivo inspirador y la aventura será más divertida. Déjame leerte y muchas gracias por leerme. Seguimos avanzando.