El crecimiento verde: ¿ilusión o realidad (en la enseñanza de idiomas)?

El día de ayer tuve la oportunidad de asistir a un debate sumamente interesante organizado por la Maison Heinrich Heine en París, que llevaba por título "La croissance verte : illusion ou réalité ?". La discusión, muy relevante para nuestros días debo decir, buscaba cuestionar las ideas de Ulrike Herrmann. Herrmann promueve el fin del capitalismo (al menos como lo conocemos ahora), ya que, en sus palabras: "el crecimiento económico y la protección del medioambiente no son compatibles" (y es algo que hay que aceptar y cambiar ¡pero ya!). La charla me dejó aturdidamente lleno de preguntas, preguntas que francamente nunca me había planteado, sobre temas que realmente ignoro y a los cuales no les había prestado ningún interés. ¿Cuántas personas como yo y mi contexto inmediato estamos desinformados sobre esos temas? ¿Cuándo va a llegar ese tipo de debates a lugares como mi pequeña ciudad al sur de México? Sea como sea, si todo pinta como lo escuché anoche, el panorama es alarmante.


Como lingüista y profesor de idiomas, frecuentemente me encuentro perdido en un mar de objetivos comunicativos a desarrollar. Mis estudiantes y yo estamos tan enfocados en el desarrollo de competencias lingüístico-comunicativas, que nos olvidamos de temas que realmente son importantes y que van más allá de ser políglota. Pequeño recordatorio: somos seres humanos y biosfera, vivimos dentro de ella, somos una parte de ella, tenemos que respetar sus límites y adaptarnos...lo que le pase a ella, nos pasará a nosotros.


Si analizo lo que hacen mis colegas más próximos, sé que no cambia mucho la dinámica. La visión puramente lingüística del aprendizaje de idiomas es algo absoleto, de los años ochenta hacia atrás. Aprender idiomas implica convertirse en una persona pluricultural, capaz de crear puentes entre las diferentes sociedades pero, sobre todo, saber ser un ciudadano global y ahora ecológico, es momento de expandir esa noción a todos los campos de estudio: lingüista ecológico, doctor ecológico, ingeniero ecológico, etcétera.


Aprender idiomas es una oportunidad que te permite acceder a información relevante, actual y hay que recordar que la información es poder, el poder de contribuir y hacer cambios, por ejemplo. Por otro lado, no creo tampoco que mis estudiantes, un centenar de seres humanos, pasen algún tiempo considerando realmente este tipo de problemas. No es su culpa, simplemente no existe esa cultura ambiental. Ergo, desarrollar competencias comunicativas para la vida cotidiana actual TIENE QUE contemplar de manera central la consciencia ambiental. Punto. Saber ser un ser humano ecológico.


Hay que salir del enfoque "estudiar un idioma para aprender estructuras y memorizar vocabulario" y movernos hacia estudiar un idioma para informarnos de lo que sucede de primera mano. Para crear puentes entre tú cultura y la mía, que son la cultura del mundo. Para entendernos, para interactuar, para resolver juntos problemas comunes...para ser ciudadanos del mundo. Hay que usar un idioma como pretexto para expandirnos y cuidarnos los unos a los otros.


El primer paso, para cualquier tipo de cambio, es la toma de consciencia. Sé que el contexto social en Latinoamérica es bastante duro, lleno de problemas cotidianos fuertes que acaparan nuestra atención: la inseguridad, la pobreza, el analfabetismo, la desigualdad social...Pero, lo que sucede al mundo también es importante (y urgente). Si por alguna razón querido lector, a ti te toca estar al frente de un grupo de personas como instructor, o eres un estudiante autónomo, te pido que contribuyas a la toma de consciencia (y acción) colectiva, leyendo sobre estos temas, usando tus habilidades lingüísticas para acceder a información que no llega a las ciudades pequeñas de nuestros países, comprenderla y compartirla con tu círculo más cercano. Somos naturaleza.


Gracias por leer. LIRE.


P.S. Te dejo una lista de preguntas que me he hecho a partir del debate. Si tienes algunas respuestas u opiniones, me encantaría leerte. Me puedes escribir por Instagram @eltichersito


  1. ¿La libertad del hombre es más importante que los límites de la naturaleza? Es decir, por ejemplo, ¿mi libertad de tener un avión privado y utilizarlo para ir a mis citas de negocios sería más importante que la huella de carbono generada?

  2. ¿Y si tuviéramos un límite de carbono, por ejemplo, personal? ¿Y si tuviéramos un límite de crecimiento? Me parece impensable, pero ¿y si se necesitara recurrir a eso?

  3. ¿Qué está haciendo América Latina al respecto? (Países como México se encuentran desarrollando proyectos de crecimiento turístico y económico - el Tren Maya - que definitivamente impactan las reservas ecológicas.

  4. ¿Cómo ligar la enseñanza/aprendizaje de idiomas con la revegetación del planeta?

  5. ¿Cómo reemplazar el deseo de siempre querer más (consumismo desmedido), por un deseo de querer menos pero mejor?

  6. El capitalismo está basado en el crecimiento, no le gustan los menos. ¿Va a perpetuarse el valor del dinero como medio de intercambio comercial si se llega a un punto en el que no hay comida o agua? ¿Valdrá más tener dinero o tener agua limpia?

  7. ¿Cómo crear puentes hacia personas que no piensan igual que nosotros end este aspecto? ¿Cómo sensibilizar a las personas?